Compartir
La economía colombiana continuará creciendo en 2015

La economía colombiana continuará creciendo en 2015

Download PDF

La economía colombiana continuará creciendo en 2015

Según las previsiones del gobierno, la economía colombiana tendrá un crecimiento del 4,2% en 2015. El Fondo Monetario Internacional, en su último informe, rebaja esta cifra hasta el 3,8%.

Aun así, en un año muy complejo por la caída del precio del petróleo y la revaluación del dólar, Colombia crecerá de nuevo más que sus vecinos latinoamericanos, con la excepción de Perú que tendrá un incremento del  PIB del 4%. Venezuela con un -7% de caída y Argentina con un -1,3% serán los países con peores perspectivas. Brasil solo crecerá un tímido 0,3%, y México y Chile el 3,2% y el 2,8% respectivamente. O sea, que volveremos a ver a Colombia entre los países que más progresan.

Para los exportadores colombianos la devaluación del peso permitirá que los productos colombianos sean más competitivos en los mercados externos, especialmente en Estados Unidos. También para el turismo las expectativas son halagüeñas, en un momento en que este renglón está en franco progreso.

En resumen, Colombia sigue siendo un país atractivo para la inversión. Especialmente ahora con el abaratamiento del peso que hace más atractiva cualquier inversión en el país. En Interimage reafirmamos nuestra confianza la economía colombiana y animamos a nuestros clientes a compartir esta certidumbre.

A la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) de crecimiento para Colombia en el 2015, del 3,8 por ciento después de haberla tenido en 4,8 por ciento en octubre del año pasado, hay que ponerle atención, advierten expertos economistas, quienes sostienen que se trata de un año muy complejo y podría haber efecto sobre las metas de desarrollo de varios sectores y la generación de empleo, entre otras.

El Gobierno también ha ido bajando su previsión sobre la expansión que tendrá la economía este año. La apuesta oficial actual es por un 4,2 por ciento, mientras el año pasado se hablaba de 4,7 por ciento.

¿Por qué el bajonazo?

La razón del FMI para la reducción en la perspectiva de Colombia, según Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, está ligada a “la caída del precio del petróleo, que como a muchos otros, tomó por sorpresa a Colombia”.

Según Werner, “la desaceleración que estamos viendo en este país es normal”, por lo que sugiere “ponerle impulso a la agenda de infraestructura, pues en materia fiscal, siempre se han anticipado con las reformas, al prever los impactos que puedan venir”.

En el mismo sentido, el economista y exministro de Hacienda José Antonio Ocampo cree que los efectos no serán muy significativos. “No es muy diferente crecer al 3,8 que al 4,2 que proyecta el Gobierno”.

Entre tanto, el presidente de la Andi (Asociación Nacional de Empresarios), Bruce Mac Master, es optimista frente al desempeño que tendrá la industria, porque “todo lo que no hemos podido hacer en competitividad lo va a hacer la devaluación del peso”. Se refiere a las ganancias adicionales que pueden lograr los industriales con un dólar caro.

Advierte que el fuerte impacto recibido por el país con la caída en el precio del petróleo “es una prueba de que sí vivimos una enfermedad holandesa” (muchos ingresos provenientes de un solo sector económico: la minería).

Los vecinos están peor

Aparte de Perú, cuyo ritmo económico hizo que el FMI proyectara un crecimiento de 4 por ciento, los demás países de América Latina y el Caribe se expandirán menos que Colombia.

El indicador general de la región lo estima en 1,3 por ciento. El más golpeado será Venezuela, que tendrá un declive de 7 por ciento. Argentina también está en la lista de los países con crecimiento negativo (–1,3 %), mientras Brasil solo crecerá un 0,3 por ciento. México mantendrá una dinámica del 3,2 por ciento y Chile, de 2,8 por ciento. Es decir, Colombia, de nuevo, estará entre las que más crecen.

Al respecto, Cecilia López, directora del Cisoe (Centro de Investigación Social y Económica), señala que “por ser tuerto se pretende ser rey en tierra de ciegos. Colombia se ha creído la película de que va a crecer a más del 4 por ciento, pese a que tiene sectores claves como el agro, que está siendo politizados; el mismo sector público está cundido de empleo informal y ahora, con el bajonazo en el crecimiento económico, habrá más dificultad para que desde lo privado se generen nuevos puestos de trabajo”.

Asimismo, Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de la firma Correval, sostuvo que la tasa de desempleo dejará de reducirse como lo venía haciendo.

Otros impactos

Velandia indica que el 2015 pinta difícil y que, de nuevo, la economía será empujada por el gasto del Gobierno, lo que para Mac Master es poco probable, pues “no tiene espacio. El gasto está por encima de las capacidades fiscales”.

No obstante, se espera que el Gobierno, principalmente el regional, le ponga el acelerador al gasto, para concluir obras de infraestructura en el último tramo de las administraciones locales, porque la irrigación de recursos para vías 4G no se verá este año, según Velandia. “Las obras que se están haciendo ahora son las iniciadas tiempo atrás”.

El vaticinio del analista, al igual que el del FMI, ha sido revisado a la baja en los últimos dos meses. Primero le apostaban a 4,7 por ciento; luego, a 4 y ahora, a 3,7 por ciento. “La inversión en petróleo y minería pesa el 15 por ciento del total de la inversión en la economía. Es el aspecto que más se va a desacelerar”, señala Velandia.

Pero, en medio de todos los efectos posibles de una desaceleración de la economía, destaca que “es notable que un país en el que el precio de uno de sus principales productos de exportación cae en un 60 por ciento siga en segundo lugar, con la tasa de crecimiento más alta de la región”.

Opep tranquilizó al mundo

Uno de los temas que ha generado la crisis de las economías que dependen de la minería cobra protagonismo en el Foro Económico Mundial que se inició ayer en Davos (Suiza) y es el del precio del petróleo. Por ello, el anuncio del secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Abdullah al-Badrien, el sentido de que la situación se normalizará pronto, redujo la intranquilidad de los gobiernos participantes. “El precio rebotará y volveremos a la normalidad pronto”, indicó.

La Opep es integrada por 12 países, que bombean un tercio del crudo del mundo y que decidieron mantener su nivel de producción, pese a la caída de precios y a que otras naciones propusieron reducir la oferta para esti-
mular la subida del precio.